El nombre The Ocean Blue nos puede sonar familiar después de que esta banda se haya presentado en nuestro país en junio pasado. El material que estaban promocionando en ese tour era su más reciente LP “Ultramarine” lanzado a comienzos de este año.

Las 12 canciones contenidas en “Ultramarine” nos dan la sensación que no pasó el tiempo para este cuarteto de Pennsylvania, aunque en realidad su último disco de estudio lo lanzaron hace más de 10 años atrás.

La apertura nos recibe con “Give It A Try” desde donde se puede percibir la melancolía como constante a lo largo de todo el material. El primer single “Sad Night, Where Is Morning?” puede ser considerado un clásico desde la primera vez que lo escuchamos. Un tema que fácilmente pudo estar incluido en alguno de los discos anteriores de David Schelzel y sus compañeros.
TOB_ultramarine_CD
“New York 6 AM” parece sumergirnos en una triste balada hasta que inesperadamente sube el ritmo para bajar de nuevo a una lenta que, más que canción, en partes se asemeja a una conversación de almohada.

Un poco diferente al resto del LP puede sonar “Latin Blues” que incursiona con más elementos de percusión y una lírica que habla de un compositor maduro, distante de aquellos estudiantes de colegio que firmaron contrato con un gran sello como Sire Records a fines de los ’80.

Además de los citados se destacan: “Fast Forward Reverse”, “Sunset – Moonrise”, “Blow My Mind” y “Ground Gives Way”. Un disco casi perfecto ya que, de las canciones incluidas, tan sólo “A Rose Is A Rose” es un tema del que se pudo haber prescindido.

The Ocean Blue fue una de las primeras bandas americanas que cultivó y adoptó ese sonido británico tan particular hacia fines de los 80s con marcada influencia de New Order y The Smiths. Con este lanzamiento vuelven a su mejor forma y podríamos colocar a este disco entre sus tres mejores producciones junto al homónimo álbum debut (1989) y a “Cerulean” (1991).

20 años más tarde, con “Ultramarine” prácticamente siguen manteniendo la misma calidad. Con un sonido puro, ingenuo, tal vez minimalista en cuanto a su producción y arreglos, pero que concentra la esencia que los hizo sobresalir en ese entonces y que nos hace rogar que no tarden otros 10 años en lanzar un nuevo disco.

Publicación original en: ABC Digital